BLOG > Avances y desafíos de la formación profesional

El futuro del trabajo y la formación profesional

 
Imagen de Equipo OIT/Cinterfor
El futuro del trabajo y la formación profesional
de Equipo OIT/Cinterfor - martes, 2 de febrero de 2016, 12:39
 

El futuro del trabajoUn breve vistazo por el mundo del trabajo le muestra, hasta al más desprevenido espectador, un panorama nuevo, una nueva tecnología en uso, o algo que se está probando para innovarlo definitivamente. Hemos visto en estos días varios reportes y artículos (BID, CEDEFOP, UK) dedicados a este tema. En las líneas que siguen se señalan algunas tendencias y algunas “disrupciones” que desafían y exigen respuestas, más temprano que tarde, a la formación profesional (FP). 

La FP de la economía industrializada a la economía del conocimiento y la innovación

El crecimiento y consolidación de la FP en la economía industrializada del siglo pasado se hizo a imagen y semejanza del modelo escolar de educación. La FP se organizó en talleres didácticos y espacios donde se duplicaron las tecnologías predominantes en el ámbito productivo y utilizó la estrategia del docente o instructor para grupos de alumnos –aprendices- que seguían un contenido curricular para obtener un certificado de aptitud profesional. 

La enorme capacidad de integración de las instituciones con su medio externo ha resultado en su prevalencia y su innegable aporte a la sociedad y la economía. Muchas de ellas gratuitas, han generado una movilidad social sin par, han facilitado trabajo para nacientes industrias, han apoyado el establecimiento de otras y han seguido de cerca la evolución de las formas de producción y organización del trabajo. Hace pocos meses CEDEFOP publicó en su “Nota informativa: La innovación y la formación: aliados del cambio"; el hallazgo según el cual la FP es un instrumento necesario para la innovación. 

La FP es cada vez más, en los países europeos, un motor de la innovación. Las apuestas de los empleadores y los gobiernos en las políticas de innovación, consideran a la FP como un actor central. 

En nuestra región, varias experiencias innovadoras de FP acercan a la oferta y a la demanda mediante alianzas estratégicas y arreglos específicos para facilitar el aprendizaje en las empresas, el aprender haciendo, las prácticas y la inmersión en el empleo. Se fomentan nuevas prácticas pedagógicas para enseñar y desarrollar competencias, el planteo de problemas y la estructuración de proyectos de aprendizaje, la interacción y la interdisciplinariedad, el borrado de las fronteras entre las tradicionales ocupaciones y el desarrollo de competencias transversales, de base amplia y que incorporan también habilidades socio-emocionales. 

Del mismo modo se expande el aprendizaje mediado por tecnologías de información que pone al alcance de los participantes, tecnologías de simulación, consulta en línea, solución colectiva de problemas y articulación por fuera de las horas y espacios habituales de aprendizaje. 

 Algunas tendencias y disrupciones en el futuro del trabajo 

Un reciente estudio prospectivo llevado a cabo en el Reino Unido (The future of work. Evidence report. UK) hace un gran aporte al análisis. Si bien, el futuro es esencialmente impredecible, aplica técnicas prospectivas y entrega dos interesantes productos, entre otros:

  • una colección de tendencias que moldean ese futuro incierto y;
  • un enunciado de disrupciones. 
Algunas de las trece tendencias indicadas en el estudio, para el Reino Unido, son: 

  • Diversidad creciente, mayor representación de género y de grupos étnicos en la fuerza del trabajo 
  • Crecimiento de la incertidumbre de los ingresos familiares y de las inequidades regionales 
  • El creciente deseo por un mejor balance vida-trabajo 
  • Entornos de trabajo cambiantes moldeados por las TIC, el “outsourcing”, la internacionalización y la necesidad de mayor flexibilidad
  • Tecnologías convergentes y competencias interdisciplinarias, en particular la combinación de biotecnología, TIC, nanotecnología y ciencias cognitivas
  • Digitalización de la producción: procesos de manufactura automatizados y de adición, que incorporan la impresión 3D
  • Desarrollo de las TIC y crecimiento del poder de los aparatos digitales para obtener y usar enormes cantidades de datos
  • Crecimiento del poder económico y la influencia de Asia y países del Este
  • Nuevo ecosistema de negocios que conduce a las compañías a ser definidas cada vez más como “orquestadoras de redes”
  • Creciente escasez de recursos naturales y degradación del ecosistema.
Alguna de las disrupciones mencionadas son: 

  • Migración inversa: Retorno de migrantes desde los países industrializados a sus países de origen
  • Cambios en los valores de los empleados, hacia un escenario donde ellos seleccionan a sus empleadores sobre la base del alineamiento con sus propios valores 
  • Contratos “cero hora” y arreglos flexibles similares, se convertirán en la norma 
  • Aplicación de las competencias laborales en cualquier lugar y cualquier momento, facilitada por el aprendizaje virtual y entre pares
  • Penetración de la inteligencia artificial y la robótica en ocupaciones de alta cualificación
  • Desarrollos disruptivos de Internet 
Una FP pertinente para el siglo XXI. Algunos desafíos y provocaciones

La utilidad de la FP ha trascendido el mero concepto de facilitar un conjunto de habilidades y Simuladorcompetencias para la inserción en el empleo y la obtención de ingresos. La relación de la FP con el entorno es sinérgica, el desarrollo de competencias para estos tiempos es a la vez insumo y producto. Es insumo para que las empresas sean sostenibles y para que las personas emprendan y es producto de la actividad de formación que facilita la innovación y el desarrollo productivo. El papel de la formación en el desarrollo de capacidades está asociado con las posibilidades de impulsar una exitosa transformación productiva; esta visión se ilustra muy bien en un reciente trabajo de I. Nübler. (Ver: A theory of capabilities for productive transformation: Learning to catch up.

El tránsito hacia una formación para el siglo XXI podría comprender: 

Actualmente

A incorporar progresivamente

Impartir clases para entregar contenidos

Grupos que interactúan para resolver problemas reales del entorno productivo de cada ambiente de formación.

Comprar materiales y tecnología que copia los procesos industriales y/o de servicios típicos.

Utilización de simuladores y ambientes virtuales de aprendizaje. Acceso en línea. Redes de interacción remota.

Formar con eje en puestos de trabajo y ocupaciones

Formar en ámbitos tecnológicos convergentes incluyendo competencias transversales y socioemocionales.

Formación en periodos de tiempo que terminan con una práctica laboral

Estimular la empresa como lugar de aprendizaje. Fomentar la alternancia.

Contenidos por asignatura, programas cerrados asociados a horas y contenidos.

Formar para el desarrollo de competencias que produzcan resultados tangibles y capacidades útiles para el entorno y la vida.

Crecimiento endógeno, nuevos centros, nuevos ambientes educativos.

Crecimiento integrado con el ambiente productivo y social. Alianzas estratégicas. Apoyo al desarrollo productivo.


No se trata de separar lo actual de lo nuevo como si fueran el agua y el aceite. Se dice que el futuro no se puede predecir pero si se puede tener una idea de las tendencias que lo conforman y eso ayuda mucho en la toma de decisiones.